USA Office
800 854 6333

Ejemplo de aplicación de nuestra guía MINISLIDE MSQ de SCHNEEBERGER

Ejemplo de aplicación de nuestra guía MINISLIDE MSQ de SCHNEEBERGER

El MINISLIDE MSQ de SCHNEEBERGER representa la última generación de guías en miniatura para las aplicaciones más exigentes. Son extraordinariamente sólidas y convencen en cualquier aplicación gracias a sus elevadas propiedades de deslizamiento, su precisión y su fiabilidad.

La Fórmula 1 de los sistemas de guías en miniatura
«Cuando entra en juego la aceleración y un control preciso, qué se elige primero ¿la Fórmula 1 o un equipo antiguo?» Un fabricante de deflectores láser innovadores para distintas aplicaciones se decantó por la Fórmula 1; en este caso, el sistema de guías en miniatura MINISLIDE MSQ de SCHNEEBERGER.

Ventajas del MINISLIDE MSQ
Para aumentar la eficiencia de la fabricación por adición, el procedimiento láser correspondiente debe efectuarse siempre de forma dinámica y con precisión. Esto hace que sea necesario utilizar un sistema de raíles que posicione con gran rapidez y máxima exactitud las lentes y los sensores del módulo. El sistema de guías MINISLIDE MSQ es el que mejor satisface estos requisitos.

Cumplimiento de los requisitos más exigentes
El MINISLIDE MSQ cumple con las exigencias más elevadas. Permite una alta velocidad necesaria para la fabricación por adición de hasta 5 m/s y alcanza una aceleración de hasta 300 m/s². Asimismo, el sistema de raíles en miniatura de SCHNEEBERGER con raíles endurecidos garantiza una regulación de la óptica de máxima precisión con unas propiedades de deslizamiento elevadas. Otro motivo para la alta fiabilidad del sistema es el sistema de jaula asistida integrado en el MINISLIDE MSQ.

Diseño compacto gracias a MSQ
El módulo de control de diseño compacto es una solución universal para la fabricación por adición de piezas de elevada complejidad en la construcción de aviones y automóviles, en la tecnología médica y en la fabricación de herramientas y moldes. Gracias al sistema de guías en miniatura de SCHNEEBERGER, el diseño pudo realizarse con un ahorro de espacio significativo. De este modo, pueden funcionar en paralelo hasta cuatro módulos de control en un área de construcción. Esto multiplica por cuatro la velocidad del proceso de fabricación y la sitúa en unas dimensiones en la producción por adición totalmente nuevas.